Las altas temperaturas veraniegas alteran el sueño. Es un hecho en los adultos y cómo no, también en los niños. Se considera que la temperatura óptima para dormir está entre

Leer más