La alimentación es uno de los conocimientos básicos que debes tener durante el embarazo. Si tu estado nutricional es correcto, bastará con prestar un poco de atención a la dieta alimenticia.

En cuanto a la ganancia de peso de la madre, será de unos 5 kg que, sumados al peso del niño, la placenta y el líquido amniótico, llegarán a los 10 o 12 aproximadamente al final de la gestación. Aunque esto depende de la constitución de cada mujer.

Es recomendable que realices entre 5 y 6 comidas al día en pequeñas cantidades, para prevenir molestias gástricas y bajadas de azúcar, muy comunes durante el embarazo porque el bebé necesita glucosa de manera continua.

Las náuseas son muy frecuentes al despertar, para evitarlas toma algo sólido. Puedes incluso desayunar tranquilamente en la cama y permanecer un momento acostada.

Los ardores de estómago pueden reducirse evitando comer demasiado si suprimes ciertos alimentos ricos en grasas ya que son difíciles de digerir. Te sentarán mejor los alimentos cocinados a la plancha, verduras y fruta.

Por otro lado, para evitar el estreñimiento, los alimentos ricos en fibra te ayudarán. Empieza la mañana con un zumo de naranja, kiwi o uva. Practicar ejercicio como, por ejemplo, pasear 20 minutos es muy beneficioso.

Para llevar una dieta sana y equilibrada durante los próximos nueve meses, toma nota de las siguientes recomendaciones:

Es importante tomar entre 2 o 3 piezas de fruta al día, a ser posible sin pelar y bien lavadas. Es una fuente de vitaminas que necesitáis tanto el bebé como tú. Algunas son ricas en ácido fólico o vitamina C, que ayudan a la absorción de hierro. Para ello, puedes tomar fresas, naranjas o kiwis.

Las frutas, las verduras y las hortalizas son fundamentales en tu dieta, lo más recomendable son dos raciones al día. Gracias a su contenido en fibra ayuda a la regulación intestinal. Es importante tener en cuenta que durante la cocción de las verduras éstas pueden perder sales minerales y vitaminas. Este es el motivo por el que los expertos indican que una  de las raciones se tome cruda. Recuerda lavarlas bien.

En cuanto a las legumbres, se recomienda tomarlas dos o tres veces por semana. Ya que son muy energéticos, cuando las tomes, evita otro alimento que sea muy alto el nivel calórico.

La cantidad de huevos semanales es de cuatro. Si tomas más, es posible que aumente tu nivel de colesterol.

Al tomar arroz, pan y pastas, intenta seleccionar opciones integrales.

Deberías tomar carne por lo menos una vez al día, aunque puedes sustituirlas por pescado si quieres, siendo éste más digestivo. Nunca tomes la carne, ya sea blanca o roja, cruda o poco hecha, siempre asada o a la plancha.

También puedes tomar pescado todos los días, tomando algunas precauciones respecto al Anisakis. Compra pescado limpio y sin tripas. Para eliminar el parásito, puedes cocinarlo al cocerlo, hornearlo, a la plancha… Estas preparaciones llegan a los 60ºC. En el caso de comer el pescado crudo, es importante congelarlo previamente a -20ºC durante 24 horas.

Durante los meses de embarazo los embutidos y patés no se aconsejan como alimento cotidiano por su alto contenido en grasas saturadas. Limitar el consumo de azúcares refinados en este periodo es especialmente importante.

Bebe mucha agua, por lo menos 8 vasos de agua al día. Puedes tomar también infusiones.

El calcio es fundamental para el desarrollo del esqueleto del bebé, por eso, lo aconsejable es tomar de 2 a 4 raciones de lácteos al día. Puedes tomar leche, queso fresco, yogures… Para evitar la listeriosis, compra la leche y el queso pasteurizados.

Por último, recuerda que la cafeína no está tan sólo presente en el café, también está en refrescos de cola, chocolate, té… Estas sustancias son excitantes y la recomendación de los expertos es la reducción de los mismos.