Llega el momento de preparar la llegada del bebé y surgen miles de dudas. Preparamos una lista interminable de imprescindibles para el recién nacido. Uno de las cosas más importantes será la elección de la cuna y el colchón de cuna para vuestro pequeño ya que, al fin y al cabo, será el lugar en el que pase entre 14 y 17 horas al día durante sus primeros 3 meses de vida.

La pregunta del millón… ¿Cuna o minicuna?  

La minicuna puede ser una buena opción dependiendo del estilo de vida y necesidades de cada familia. En aquellos casos en los que sea necesario desplazarse puede ser muy útil y ventajosa ya que a la hora de trasladarla será muy sencillo. Además, se trata de una solución práctica, al tener un tamaño reducido, es fácil de mover por dentro de casa para tener siempre cerca al bebé y se adapta a cualquier estancia. Esto es importante sobre todo durante los primeros meses en los que la lactancia es más intensa. El momento perfecto para cambiar al bebé de la minicuna a la cuna varía en función del crecimiento del pequeño aunque, en la mayoría de los casos, este cambio tiene lugar antes de los seis meses. Cada niño es un mundo, por lo que el tiempo de uso de la minicuna variará en función del ritmo de crecimiento del bebé y de su constitución.

En algunos casos, hay padres que optan por elegir el tamaño de cuna directamente asegurándose de no tener que adquirir otra cuna más adelante ya que, gracias a su tamaño, se podrá utilizar hasta que el bebé tenga entre 2 o 3 años. Además, el bebé dispone de más espacio y se podrá mover con total libertad. Por otro lado, hay padres a los que este tamaño les resulta demasiado grande, sobre todo durante los primeros meses del pequeño. 

Entonces, ¿qué tamaño elegir? ¿Cuna o minicuna? ¡Los dos!

Sin lugar a dudas, la opción inteligente es un modelo que combine el tamaño de minicuna y cuna. Si todavía no conoces el modelo BabyKeeper Óptimus sigue leyendo.

Este colchón de cuna crece con tu bebé, combina los tamaños de minicuna y cuna grande en uno solo colchón, por lo que podrás utilizarlo desde el nacimiento de tu pequeño hasta que cumpla los dos primeros años de vida. 100% tecnología BabyKeeper de 0 a 2 años a un precio más asequible. Es genial, ¿verdad?

El modelo BabyKeeper Optimus cuenta con la tecnología SafeClip que asegura un ensamblado seguro y resistente de todos sus bloques, eliminando la necesidad de usar uniones químicas o mecánicas.

Además, este modelo es todavía más fácil de limpiar ya que se ha incorporado una cremallera perimetral con la que se puede retirar fácilmente la tapa superior para lavarla siempre que sea necesario, incluso retirar solamente la parte del núcleo que se haya ensuciado. Más fácil, más limpio.

¿Cuál es vuestra experiencia? Cuéntanoslo dejando un comentario 🙂