Si eres madre primeriza y palabras relacionadas con la lactancia materna como calostro o galactogogos te suenan a chino, no te agobies, aquí aclaramos todas tus dudas.

Lactancia Materna

Calostro: El oro de la lactancia, sustancia que segrega el pecho durante los primeros días después del parto. Es muy alimenticia, cubre todas las necesidades nutricionales del bebé durante los primeros días.

Colecho: Se entiende por dormir con tus hijos. El bebé puede dormir en la misma cama con los papás o tener una cuna sidecar especialmente diseñada.

 

Galactogogos: Medicamentos que actúan estimulando la producción de leche. No deben usarse más que cuando los métodos naturales se hayan agotado.

 

Ingurgitación: Ocurre cuando los pechos producen más leche de la que el lactante extrae, aumentando ambos de tamaño y provocando dolor. Suele ocurrir al comienzo de la lactancia con la “subida de leche”.

 

Lactancia materna: Consiste en que un bebé se alimente con la leche de su madre, alimento de características únicas que permite que la madre transmita sus mecanismos de defensa al recién nacido, mientras que el acto de amamantar logra fortalecer la relación madre-hijo.

 

Mastitis: Inflamación de uno o varios lóbulos de la mama, acompañada o no de infección. La mastitis no infecciosa se presenta como consecuencia de una retención de leche no resuelta. Puede evolucionar a una mastitis infecciosa, pues la retención de leche favorece el crecimiento bacteriano.

 

Melatonina: Hormona que se libre en la oscuridad y se encarga de sincronizar las funciones de nuestro organismo, inductora del sueño.

 

Método canguro: Cuidados que reciben los bebés prematuros. En lugar de estar en la incubadora, donde están aislados y separados de la mamá, este método apoya que los bebés pasen el mayor tiempo posible en contacto con la piel de la madre, quien se encarga de darle protección térmica y de amamantarle de manera natural.

 

Prolactina: Hormona que estimula la secreción de la leche a través de una acción directa sobre la glándula mamaria. Ayuda a relajarse, ya que desempeña una importante función tranquilizadora facilitando el sueño.

 

Ritmo circadiano: Es un reloj interno casi constante en el que además, influyen factores externos como la luz, la temperatura y el estilo de vida.

 

Serotonina: Neurotransmisor cerebral que modulan el estado de ánimo y el sueño, produce una sensación de bienestar y relajación.

 

Triptófano: Nutriente presente en la leche materna, ayuda a conciliar el sueño. Es un aminoácido esencial a partir del cual se sintetiza la serotonina.

 

¿Se nos escapa algún concepto más? Compártelo con nosotros dejando tu comentario 🙂