La calidad del sueño de tu bebé está directamente relacionada con su desarrollo físico y cognitivo, además de sentar las bases de su descanso a lo largo de la edad adulta.

Descansar bien es especialmente importante durante la infancia. Asimismo, en los primeros meses, los bebés duermen entre 14 y 18 horas al día.

Es muy importante garantizarles un descanso óptimo durante la infancia ya que, mientras duermen, el organismo segrega la hormona de crecimiento. Esta facilita la retención del calcio, la mineralización de los huesos, la recuperación de los músculos y la estimulación de su sistema inmunológico, entre otros.

 

Dormir bien durante la noche está estrechamente relacionado con la capacidad de aprendizaje, memorización y concentración, ya que, mientras dormimos, las neuronas se comunican de forma especial, creando conexiones que permiten consolidar la información adquirida durante el día.

 

Por todo esto, es crucial que tu bebé disfrute de un sueño adecuado.

 

Uno de los aspectos más importantes en el descanso del bebé es la temperatura y en esto el colchón de cuna tiene un papel fundamental.

 

El bebé inicia el hábito del sueño incluso antes de nacer, sobre los 7 meses de embarazo. Cuando el bebé nazca necesitará alrededor de 15 horas de sueño al día durante los primeros seis meses llegando a dormir cerca de 9.800 horas en sus dos primeros años. Como ves, la naturaleza dedica mucho tiempo al sueño y esto tiene un motivo ya que para un buen desarrollo es importantísimo un buen descanso. Por ello, debemos prestar especial atención al colchón de cuna ya que será el lugar donde el bebé pasará la mayor parte del tiempo.

 

El estrés térmico y la fiebre son riesgos asociados al síndrome de muerte súbita del lactante. En BabyKeeper trabajamos constantemente para mejorar el descanso de los bebés, tras varios años de investigación, surge como resultado el nuevo BabyKeeper Therm.

 

¿Qué características ofrecen los modelos Therm?

 

Este colchón de cuna tiene la particularidad de que es capaz de advertir a los papás de cuando su bebé tiene fiebre. Gracias a este sistema se consigue que cambie de color cuando las décimas de fiebre aparezcan. Concretamente, modifica su apariencia cuando el niño alcanza una temperatura de 37,5º. Los papás verán cómo cambia a un color naranja a modo de alerta para que tomen precauciones adicionales, convirtiéndolo en un elemento realmente útil y práctico.

 

Y esto no es todo… ¡Hay todavía más!

 

Todos y cada uno de los modelos del catálogo BabyKeeper cuentan con el tratamiento Dermawell. Esta innovación reduce los síntomas de las pieles atópicas, también llamadas eccemas, gracias a esta exclusiva tecnología aplicada a los tejidos de los colchones de cuna BabyKeeper. La aparición de la dermatitis atópica es uno de los problemas más habituales. Por ello, los productos BabyKeeper cuentan con tratamiento antibacteriano que reduce posibles trastornos cutáneos. Como medida de protección biológica, sus materiales son 100% lavables con un secado en tiempo récord. La mayoría de las alergias respiratorias son producidas por ácaros, por eso consideramos esencial la protección antiácaros y la facilidad de limpieza del colchón.