¿Cuántos mitos acerca del embarazo has escuchado en los últimos meses? Que si la forma de la barriga determina o indica el sexo del bebé que está en camino, que si no atender los antojos tendrá repercusiones sobre la piel de tu bebé o que si durante el embarazo tienes acidez de estómago es porque tu bebé va a nacer con mucho pelo… ¿Qué hay de cierto en estas “leyendas” sobre el embarazo que pasan de generación en generación y que parecen sobrevivir a toda evidencia científica? La realidad es que nada o casi nada. ¿Por qué entonces perviven en el imaginario colectivo? La respuesta es clara: en muchas ocasiones , siempre hay un 50 % de posibilidades de que la afirmación se cumpla.

El gran mito: la forma de la barriga determina el sexo del bebé.

16659893_s

No hay embarazada que no lo haya escuchado: si tu barriga tiene una forma más bien redondeada, será una niña, si es puntiaguda, niño. Esto en realidad, es completamente falso. Todos los expertos señalan que la forma de la barriga de la mujer gestante viene determinada por multitud de factores. Los más importantes:

La posición del bebé en el útero materno:

Si el bebé se encuentra con la espalda pegada a la columna de la madre y las piernas hacia adelante, la barriga suele tener un aspecto un poco más puntiagudo. Si, por el contrario, el bebé está colocado en vertical, la tripa suele adoptar una forma más redondeada.

La constitución pélvica de la futura madre:

En aquellas mujeres en las que la pelvis es más estrecha, el bebé tiende a encajarse menos, lo que lleva aparejado un mayor volumen en la barriga, ésta suele ser más picuda, en el caso de las mujeres con mayor volumen su barriga suele ser más redonda y ancha.

Otra gran leyenda urbana: Si no satisfaces tus antojos, el bebé nacerá con una mancha.

Los especialistas hablan: El 10% de los bebés nace con una mancha en la piel. Se denominan angiomas y su origen se debe a una alteración de los vasos sanguíneos. Por tanto, esas  manchitas erróneamente atribuidas a los antojos insatisfechos, son en realidad formaciones vasculares benignas.  ¿Qué posibilidad hay entonces de no satisfacer un antojo y tener un bebé con una mancha? Obviamente, un 10% de posibilidades. Numerosos especialistas desmontan este mito.

El crecimiento del pelo del bebé provoca ardor estomacal

3787836323_015b337fc7_b

Otro de los clásicos durante el embarazo: relacionar los ardores estomacales con la cantidad de pelo que tendrá el bebé al nacer.

¿Qué explicación tiene el ardor o acidez estomacal durante el embarazo? Por un lado, la progesterona, una hormona muy presente en el embarazo, produce una relajación de la musculatura, lo que a su vez provoca la pérdida de tono de la válvula que se encuentra entre el estómago y el inicio del esófago.

Además, a medida que la presión del útero sobre el estómago aumenta, se incrementan también las posibilidades de que el jugo gástrico ascienda por el esófago y cause la tan temida acidez estomacal.

Entonces, ¿qué relación tiene el pelo que tenga el bebé con las molestias estomacales? Al parecer, ninguna.

Tanto si el bebé va a nacer sin apenas cabello como si va a tener una gran mata de pelo, la madre puede padecer o no ardor estomacal.

¿Conoces más mitos? ¡Compártelos con nosotros!