Comienza el mes de septiembre y, con ello, se acerca el primer día de guardería o colegio. Este es un paso muy importante tanto para los niños como para los padres.

Aquí te dejamos siete consejos para superar este proceso, con el fin de que sea menos duro para todos.

En primer lugar, es importante preparar al peque previamente. Cuéntale que irá a un lugar muy especial, explícale cómo es colegio o la guardería, qué va a hacer, quién lo va a cuidar, que tú lo llevarás y lo recogerás a cierta hora, que se trata de algo muy divertido y le encantará.

Una gran idea es aprovechar para leer cuentos a nuestros hijos relacionados con la experiencia que van a vivir. Si leemos cuentos a nuestros hijos sobre el cole o la guarde, le ayudará a combatir sus propios temores e inquietudes. Los pequeños se pueden identificar con las emociones de los protagonistas y al conocer el desenlace de la historia les ayuda afrontar sus sentimientos con una sensación de mayor control.

En diversos centros ofrecen un periodo de adaptación con los padres. Esto es sin duda de suma importancia ya que el proceso será más sencillo y le dará una mayor seguridad a tu pequeño. El niño se acostumbrará poco a poco a los compañeros, las maestras y el entorno. Posteriormente se aumenta el tiempo de estancia paulatinamente.

En cuanto a los profesores, es recomendable que los padres se muestren muy cercanos. Ten en cuenta que tu hijo confía en ti y, si ve que tú eres cercano a los profesores, él también lo será.

Uno de los grandes errores que cometemos los padres es salir a escondidas. En este caso, puede provocar que el niño sienta angustia e inseguridad. Es bueno hablarle de manera natural, recorrer el centro con él, despedirnos y explicarle que volveremos a recogerle y nos volveremos juntos a casa. Aunque podáis sentiros angustiados, es importante mostrarse tranquilo.

También podemos dejarle su objeto preferido, un peluche o una pelota ya que le ayudará a sentirse más seguro.

Durante los primeros días, en la mayoría de las guarderías se pide que los niños lleven una mochila con una muda completa de ropa limpia (mejor si va marcada); además, deben llevar –si los usan- chupete y biberón y un kit de higiene (pañales, crema de cambio y toallitas).

Por supuesto, los niños van a la escuela infantil a aprender y a jugar, con lo que deben llevar ropa cómoda que les permita moverse.

Es posible que durante las primeras semanas el sueño del pequeño se vea afectado debido a los nervios, cambios en su rutina, la siesta en la guarde… es importante intentar en la medida de lo posible mantener los horarios.

No olvidéis inmortalizar este acontecimiento tan importante en la vida de vuestro pequeño, ¡se hacen mayores tan deprisa!