Los niños disfrutan del verano, del descanso, de la playa y de los viajes igual o más que nosotros. Y su periodo de vacaciones es más largo, con lo que la vuelta todavía es más dura. Las personas somos animales de costumbres y ellos se han acostumbrado a levantarse tarde, a no tener exámenes ni deberes, en definitiva, a no tener presión. Sí obligaciones, porque tienen que asumir responsabilidades en casa, pero en vacaciones, todo es más fácil.

Para hacer menos dura la vuelta al cole, os dejamos algunos consejos:

  1. Los niños imitan a sus padres. Si llenamos la casa de negatividad con la vuelta a la rutina y no paramos de decir, ¡qué horror, levantarnos temprano, se ha acabado lo bueno!, lo normal será que vuestros hijos lo imiten.
  2. Lo nuevo mola. A todos nos encanta estrenar cosas, lapiceros, mochilas… Ahora hay infinidad de libretas, colorines, agendas y material escolar atractivo. Prepara la vuelta con ellos, deja que elijan dentro de lo que es negociable y disfruta esa tarde.
  3. Fomenta el agradecimiento. Ser agradecido con la posibilidad de ir a un colegio, tener compañeros, profesores que se interesan por tu educación, tener material escolar y todas las facilidades. Lo que para unos niños es simple rutina, para otros es un lujo.
  4. Haz una lista de propósitos. Marca tú los tuyos relacionados con el trabajo y tu vida personal e involucra a tus hijos para que decidan los suyos. No les pongas tú lo que crees que deberían hacer, deja que opinen, que tengan iniciativa y que se reten ellos mismos. Solemos tener más compromiso con lo que nosotros decidimos que con lo que deciden por nosotros.
  5. Adopta poco a poco la rutina de tus hijos. No se puede pasar de acostarse a las once a hacerlo a las nueve de un día para otro. Unos diez días antes, modifica horarios, pídeles que vayan ordenando sus mochilas, la ropa de deporte, preparando un calendario, etc. De tal forma que el día previo al cole esté todo listo.
  6. Haz memoria selectiva. Podéis hacer un ejercicio en el que recordéis todas las vivencias positivas y divertidas del año escolar pasado. Podéis hacer un collage en una cartulina que recoja lo que aprendieron, momentos que no desean olvidar, situaciones divertidas o ridículas, excursiones, etc. Se trata de hacer un resumen o anuario que contenga todo lo positivo.

Cambiar hábitos siempre cuesta, pero al final, con un poco de motivación y actitud, todos lo conseguimos.