Si eres de los papás recientes que afrontan este año como la primera Navidad de tu bebé, la ilusión por esta época del año se multiplica, serán unas Navidades muy especiales para vosotros. Sin embargo, es normal que durante estos días las rutinas se trastoquen, nuestras casas se llenan de gente, las comidas son eternas y nuestros familiares traen cantidad de regalos para nuestro bebé aunque todavía sea demasiado pequeño para entender lo que ocurre a su alrededor.

Vuestro pequeño todavía no podrá compartir vuestras las comidas familiares, ni los preparativos, ni cantar villancicos, pero aunque vuestro bebé sea muy pequeño y deba continuar con sus rutinas de sueño y alimentación, seguro que podrá percibir la ilusión, la alegría, del cariño y de las diferentes caras que le acompañan en estos días. Así vuestro pequeño celebrará, como un nuevo miembro de la familia, su primera Navidad.

Por todo ello, es posible que el bebé se ponga demasiado nervioso y, como consecuencia, los papás también. Por ejemplo, en lugar de organizar las cenas y comidas familiares en casa podéis plantear que este año se trasladen a casa de otro amigo o a familiar. Esto te permitirá volver a casa cuando sea necesario y evitar todo lo que conlleva poner en marcha una cena en casa: preparar la comida, la mesa, recoger…

Intentad dentro de lo posible mantener las rutinas y horarios del bebé. Muchas celebraciones en familia consisten en reunirse para cenar, podéis pedir a vuestros  vuestros familiares adelantar estas reuniones ya que de lo contrario podría ser demasiado tarde para el bebé, intentando no alterar demasiados los horarios del bebé. A las 10 de la noche, lo único que querrá será caer en los brazos de Morfeo y dormir plácidamente en su colchón de cuna.

En cuanto a los regalos para el pequeño, una buena idea es hacer una lista de regalos e irlos repartiéndolos entre los distintos familiares. Piensa en cosas que os hagan falta para el bebé y vayan a ser útiles y prácticos para vosotros. Si sois unos papás BabyKeeper, no os perdáis las nuevas fundas auxiliares Therm, cuentan con un estampado termoactivo que cambia de color cuando el bebé alcanza una temperatura de 37.5º para avisar a los padres que el bebé tiene fiebre o abrigado en exceso.

El equipo BabyKeeper os desea unas Felices Fiestas en familia y un Próspero Año nuevo.