La calidad del sueño de tu bebé está directamente relacionado con su desarrollo físico y cognitivo, además de sentar las bases de su descanso a lo largo de la edad adulta. Nosotros queremos ayudarte a que el sueño de tu bebé sea el indicado y el óptimo para que crezca sano y feliz.

Descansar bien es especialmente importante durante la infancia. Se ha demostrado que, ya permaneciendo en el vientre materno, a partir de los 7 meses de gestación, el feto duerme. Asimismo, en los primeros meses, los bebés duermen entre 14 y 18 horas al día. Es muy importante garantizarles un descanso óptimo durante la infancia ya que, mientras duermen, el organismo segrega la hormona de crecimiento. Esta facilita la retención del calcio, la mineralización de los huesos, la recuperación de los músculos y la estimulación de su sistema inmunológico, entre otros. Además, dormir bien durante la noche está estrechamente relacionado con la capacidad de aprendizaje, memorización y concentración, ya que, mientras dormimos, las neuronas se comunican de forma especial, creando conexiones que permiten consolidar la información adquirida durante el día.

Por todo esto, es crucial que tu bebé disfrute de un sueño adecuado. Para ello, es recomendable que se establezca una rutina para acostarle, como, por ejemplo, un baño relajante, la cena y un cuento. Hay cuatro factores esenciales a la hora de conseguir un descanso óptimo: la iluminación, la temperatura, la ventilación y el colchón.

Trato de no encender la luz de la habitación, ya que puede inhibir la segregación de la melatonina, retrasando el sueño del bebé.

Es conveniente mantener la temperatura entre los 18 y los 20 grados, así como evitar crear barreras térmicas con mantas o cualquier otro objeto. Estos objetos pueden fatigar los sistemas termorreguladores o respiratorios de tu bebé los cuales son muy delicados hasta pasados los dos primeros años de edad.

Por otra parte, el colchón de cuna debe estar adecuado a su peso y edad, y que no sea ni muy blanda ni muy dura, para evitar las deformaciones craneales o el mal desarrollo de la columna vertebral, entre los 0 y 3 meses de edad.

Estos son nuestros consejos para que mejores la calidad de sueño del pequeño de la casa. Recuerda que un correcto descanso es el primer paso para crecer fuerte y sano, además de feliz. Pon en práctica hoy mismo estas técnicas, pues todo lo que rodea a tu bebé es importante.