Dicen que los bebés vienen con un pan bajo el brazo… Tú, ¿qué opinas? Lo que sí es seguro es que la llegada de un bebé a casa requiere la compra de una enorme lista de artículos de puericultura: carro, silla para el coche, minicuna, cuna, cambiador, trona, bañerita, colchón… El listado es interminable. Por ello, conviene agudizar el ingenio y pensar qué es lo que realmente nos va a hacer falta, de qué artículos podemos prescindir o postergar su compra hasta comprobar si finalmente los necesitamos y ¡muy importante!: investigar qué artículos van a tener un uso durante un mayor período de tiempo. ¿Quieres algunas ideas? ¡Vamos allá!

La cuna

cunas convertibles

Lo ideal es apostar por una cuna que se adapte al crecimiento de nuestro bebé. Aunque inicialmente supone una inversión algo mayor que si nos decantamos por una cuna convencional, a la larga compensa, porque se aprovecha durante un periodo de tiempo mucho más largo.

Debemos diferenciar entre cunas que crecen con el bebé y cunas convertibles. En el primer caso, la cuna crece y se transforma al ritmo de crecimiento de tu bebé y en el caso de las cunas convertibles, la cuna se transforma en otro mueble completamente distinto. En ambos casos hablamos de estirar la inversión para aprovecharla el máximo tiempo posible, la elección ya depende de tus preferencias o tu situación familiar.

Hay cunas evolutivas que pueden servir desde el nacimiento hasta los 10 años si compras el kit completo. En cuanto a las cunas convertibles, ¡visita nuestro tablero de Pinterest!, te sorprenderá ver los mil y un usos que puede adquirir tu cuna cuando ya no la necesites para tu pequeño.

artículos de puericultura evolutivos

Tronas evolutivas

trona evolutiva bebés

La trona es, sin duda, uno de los artículos que más vas a utilizar. Empezarás a utilizarla mucho a partir de los 6 meses, cuando tu hijo ya es capaz de mantenerse sentado por sí solo. Durante la hora de la comida se convertirá en imprescindible, pero poco a poco te darás cuenta que también le encanta jugar sentado en ella o simplemente disfrutar de un momento de descanso (que también lo será para ti). Es por ello que adquirir una trona evolutiva es una buenísima opción. Es interesante que tenga bandeja, para poder apoyar el plato de la comida y posteriormente limpiarla y apoyar en ella sus juguetes preferidos. Cuando ya son más mayores, puedes retirar la bandeja y acercar la trona a la mesa de los “mayores” y así incorporar al niño a las rutinas de la familia. En el mercado puedes encontrar infinidad de modelos: las hay de plástico, de madera o de metal, con respaldo reclinable y regulables en altura. En el caso de las transformables o evolutivas lo bueno es que tienen utilidad cuando el niño crece. Pueden transformarse, por ejemplo, en butaquitas o en un práctico conjunto de mesa y silla. Por su parte, las que se regulan en altura se van adaptando al ritmo del crecimiento del bebé hasta convertirse en una silla convencional. ¡muy práctico! ¿No crees?

Colchón de cuna Optimus

La compra del colchón de cuna es otra de las partidas presupuestarias importantes con la llegada de un bebé. Por supuesto, debemos asegurarnos de que se trata de un colchón que tenga la firmeza adecuada, que sea transpirable y que garantice el bienestar de nuestro pequeño mientras descansa. Son muchas las claves que debes tener en cuenta para elegir un colchón de cuna para tu hijo.

Pero, demos un paso más y ¡rentabilicemos la compra al máximo! ¿Un colchón de cuna que crece con tu bebé? Existe y tiene nombre: Babykeeper Optimus, un innovador colchón de cuna que combina los tamaños de minicuna y cuna grande para poder disfrutar de todos los beneficios de la tecnología Babykeeper a un precio más que asequible. Dispone de  la tecnología SafeClip, que asegura un ensamblado seguro y resistente de todos sus bloques, eliminando la necesidad de usar uniones químicas o mecánicas.

Sin duda una compra interesante, ya que con la compra de un único colchón cubrimos desde el nacimiento hasta los dos años.

Babykeeper Optimus

Sillas bebé


puericultura evolutiva coche

Existen varios tipos de asientos infantiles, en función del peso del bebé o del niño. Es un gasto importante, así que lo ideal es investigar bien el mercado y ver qué silla puede estirar su uso durante más tiempo. Los sistemas de retención infantil (cucos, maxi-cosi, elevadores, etc) se catalogan en grupos en función del peso y la edad del niño.

Grupo 0+: hasta 13 kilos (unos 18 meses). Se instalan en el sentido contrario a la marcha.

Grupo 0: Hasta 10 kilos y hasta 9 meses. Son los llamados cucos que se colocan en el asiento trasero, en posición trasversal al sentido de la marcha.

Grupo 1: de 9 a 18 kilos. La inmensa mayoría se instala en el sentido de la marcha.

Grupo 2-3: de 15 a 36 kilos. Se instalan en el sentido de marcha.

Los expertos recomiendan usar durante el máximo tiempo posible una silla grupo 0+ (portabebés homologados para bebés de hasta 13 kilos). Son más seguras que las del grupo 1.  Cuando necesites pasar a otra silla, ¡Consulta bien las opciones! Decantarte por una evolutiva, que abarque franjas de peso amplias,  puede hacerte ahorrar dinero.

¡Queremos saber tu opinión! ¿Conoces más artículos de puericultura evolutivos? ¡Compártelos con nosotros!