Si estás embarazada y buscas un colchón de cuna para tu pequeño, deberás tener en cuenta algunas características indispensables a la hora de hacerte con uno: alta transpiración, control de la temperatura, firmeza adecuada y fácil lavado. Y, por supuesto, los certificados de calidad que avalen que cumplen todos estos aspectos.

Cuando hablamos de higiene en el colchón de cuna, muchos padres optan por utilizar fundas impermeables para proteger al colchón y evitar que este se ensucie. Sin embargo, os lanzamos la siguiente reflexión: ¿queremos proteger al colchón o al bebé?

Sin lugar a dudas, desde BabyKeeper queremos proteger al bebé mientras duerme. La mayoría de los protectores impermeables, confeccionados a base de materiales plásticos,  no permiten la correcta transpiración del colchón durante el descanso, llegando incluso a aumentar la temperatura del bebé a lo largo de la noche. Por esta misma razón, hemos desarrollado un colchón de cuna en el que este tipo de accesorios no son necesarios.

Generalmente, los colchones que permiten el paso de líquidos provocan que el material absorba la humedad, penetrando en el interior del colchón y provocando la aparición de algunas bacterias o virus. Además, la mayoría de los núcleos no se pueden lavar por lo que obligan a los padres a utilizar complementos como los protectores, anulando la necesaria circulación del aire. Sin embargo, el núcleo ERMA del colchón BabyKeeper permite que si se vierte algún tipo de líquido en el mismo, traspasará totalmente el núcleo gracias a su estructura reticular abierta, que no permite que se acumule ningún tipo de resto ni humedad en el mismo. 

Dado que la mayoría de las alergias respiratorias son producidas por ácaros consideramos esencial la protección antiácaros y la facilidad de limpieza del colchón de cuna.

Por todo ello, BabyKeeper es el primer colchón de cuna totalmente lavable. Cada uno de sus componentes, tanto la funda como el núcleo, son los únicos del mercado 100% lavables con un secado en tiempo récord. Su núcleo ERMA puede lavarse solamente con agua.

Si tienes dudas acerca de cómo lavar y mantener tu BabyKeeper, no te pierdas este post en el que explicamos el práctico proceso de lavado y mantenimiento.

¿Por qué es tan importante que un colchón de cuna sea completamente higienizable?

Un lavado supera con creces la salubridad que ofrece cualquier tratamiento químico aplicado a los diferentes productos. La mayoría de colchones del mercado o no se pueden lavar o sólo se puede lavar la funda con tiempos de secado extremadamente largos.

Con BabyKeeper ganarás en higiene, transpirabilidad y seguridad.