Cuando te quedas embarazada por segunda vez, hay muchas dudas e inquietudes que no vuelven a resurgir, porque ya las resolviste en el primer embarazo. Sin embargo, te surgen nuevas preguntas sobre tu cuerpo y tu salud, que tienen que ver con el hecho de que tu cuerpo esté viviendo ese proceso por segunda vez.

Entre tu segundo embarazo, y el primero, hay muchas similitudes, pero también algunas diferencias. Te contamos cuáles son:

1. Tu barriga crecerá más deprisa y se te notará antes, ya que los músculos del abdomen están más relajados.

2. Si tuviste molestias o trastornos en el primer embarazo, no tienen por qué repetirse en el segundo. Y al revés.

3. Eres más experta.

4. Estás más preparada.

5. Tus tejidos son más elásticos y los tiempos de expulsión se reducen.

6. Aunque tu primer parto fuese por cesárea, el segundo puede ser natural. Y al revés.

7. En tu primer embarazo pensaste que no podrías querer tanto a alguien como a tu primer hijo. En tu segundo embarazo te darás cuenta de que estabas equivocada.

8. Durante el segundo embarazo, la tendencia a engordar suele ser menor que durante el primero.

9. Es menos probable que sufras una depresión posparto. O al menos esta vez ya sabes lo que es y no te pillará desprevenida 😉

10. Tu embarazo ya no es la novedad, así que la gente está menos pendiente de ti. Se acabó el ser la reina de la casa.

11. Pero, a cambio, te consideran una experta y ya no hay gente diciéndote todo el tiempo qué debes hacer o cómo te tienes que sentir.

12. Ahora, además de estar embarazada, eres madre, así que tienes menos tiempo para descansar. A cambio, en el primer embarazo te diste cuenta de que eras más fuerte de lo que pensabas. En el segundo, te darás cuenta de que tú puedes con todo.

13. No tienes que preocuparte por las grandes compras (carro, cuna, silla para coche…), así que tienes más tiempo para reparar en los detalles.

14. Ya tienes tu ropa de premamá. Pero como la ley de Murphy nunca falla, en tu primer embarazo era verano y en el segundo será invierno, así que tienes que comprarla igualmente. Lo mismo suele pasar con los bodies y pijamitas del bebé.

15. En tu primer embarazo no te importaba tanto el sexo del bebé. En el segundo embarazo querrás la parejita. Si no la consigues, estarás tan feliz o más, porque los hermanos y las hermanas tienen una complicidad especial. Y, además, te ahorrarás un buen dinero en ropa 😉

16. En el primer embarazo estabas pendiente de todo lo que acontecía en tu interior. Ahora, tu primer hijo te exige mucha atención, y te sentirás culpable por la poca atención que le prestas a tu segundo embarazo. Tranquila, es normal.

17. En condiciones normales, te recuperas más deprisa del segundo parto que del primero.

18. En tu primer embarazo te preguntabas si tú te adaptarías bien al bebé. Ahora, te preguntas si tu primer hijo se adaptará bien al bebé.

19. En el segundo embarazo también querrás ir a yoga para embarazadas. Pero si no lo hiciste en el primero, en este tampoco lo harás.

20. En tu primer embarazo viviste la experiencia más emocionante de tu vida. En tu segundo embarazo, también.